21 de mayo de 2013

Reptiles

Familia Emydidae:
  • Galápago Europeo (Emys orbicularis):
Tortuga acuática con el caparazón un poco abombado, de color oscuro con manchas y líneas amarillentas, aunque no siempre muy patentes. También tiene líneas amarillas en la cabeza, en el cuello, en las patas y en la cola.
Su dieta es omnívora, y es fácil de observarle tomando el sol sobre piedras, troncos, e incluso flotando.
Está presente en ríos, arroyos y lagunas, aunque también se le puede encontrar en canales y acequias de riego. Rara vez se aleja de los puntos de agua.
En nuestra comarca es poco abundante, con alguna observación en la Vega de Boñar, en el río Esla en el tramo Cistierna-Vidanes y en el Arroyo de Valdecésar en Nocedo de Curueño.

Familia Anguidae:
  • Lución (Anguis fragilis):
Es un reptil sin patas, pero está más emparentado con los lagartos que con las serpientes. Tiene una coloración dorsal pardo claro o bronceado, incluso gris plomizo. El ojo es dorado. Los jóvenes son más amarillentos.
Para defenderse de sus depredadores puede desprenderse de la cola, como haría cualquier lagartija o lagarto. Es una especie muy longeva, pudiendo vivir más de 50 años.
Vive en zonas herbosas, prados y matorrales, por donde se desliza con mucha agilidad. Muestra cierta preferencia por sitios con alto grado de humedad.
Es bastante frecuente, aunque sufre una injustificada mala fama por su aspecto serpentiforme, lo que hace que sea muy perseguido, a pesar de que resulta muy beneficioso por la cantidad de invertebrados que consume, y, desde luego, es totalmente inofensivo.

Familia Scincidae:
  • Eslizón Tridáctilo Ibérico (Chalcides striatus):
Reptil de cuerpo cilíndrico, muy parecido al anterior, pero que presenta patas muy pequeñas con tres dedos cada una, de ahí su nombre. En la coloración también son parecidos, pero el eslizón tiene una líneas longitudinales más oscuras.
Se alimenta de un gran número de invertebrados, por lo que resulta realmente beneficioso. La hembra pare directamente de 1 a 12 crías.
Vive en zonas frescas y con humedad, y generalmente con abundante vegetación herbácea.
Puede ser localmente muy abundante, aunque se ve muy afectado por la alteración del medio, sobre todo como consecuencia de la quema de prados y linderos. Como ocurre con el lución es muy perseguido por su mala fama, aunque es totalmente inofensivo.

Familia Lacertidae:
  • Lagarto Verde (Lacerta bilineata):
Lagarto de tamaño no muy grande, pero con la cola muy larga. Tiene coloración verdosa con manchas negras más o menos densas. El macho suele tener tonalidades azules en la garganta, sobre todo en la época de celo.
Se alimenta principalmente de invertebrados, pudiendo consumir también algunos frutos y pequeños vertebrados. Ante una amenaza pueden llegar a tirarse al agua, nadar e incluso bucear.
Necesita zonas con gran cobertura vegetal, sobre todo herbácea, tales como prados, brezales y linderos.
Nuestra comarca constituye el límite occidental de su área de distribución en Castilla y León.

  • Lagarto Ocelado (Lacerta lepida):

Juvenil de Lagarto Ocelado



Es un lagarto grande y robusto, con fuertes patas y cola larga. Cuerpo de color verde amarillento ligeramente jaspeado de negro, con unas manchas azules en los costados (como ocelos) que le dan nombre. Los juveniles tienen un gran número de pequeños ocelos amarillentos.
Se alimenta de todo tipo de invertebrados, así como de pequeños vertebrados, incluso de juveniles de su misma especie. Si se ve acosado sin vías de escape se vuelve agresivo, amenazando al agresor con sus poderosas mandíbulas abiertas.
Normalmente evita terrenos poco soleados y húmedos, aunque por lo demás no tiene muchos problemas en ocupar cualquier zona, siempre que tenga numerosos refugios. Puede trepar a los árboles con facilidad.
Resulta fácilmente detectable por su tamaño, pero está en clara regresión y ya no es tan abundante como hace unas décadas.

  • Lagartija Serrana (Iberolacerta monticola):
Ejemplar con una coloración más amarillenta





Es una lagartija robusta, con la cabeza grande y aplastada. La coloración y el diseño varían según la zona, pero es siempre verde o parda con manchas negras irregulares.
Se alimenta de todo tipo de pequeños invertebrados. Puede realizar dos puestas al año.
Es una especie que vive en zonas montañosas, ocupando áreas rocosas y pastizales de montaña.
Es un endemismo ibérico, presente únicamente en la Cordillera Cantábrica, el norte de Galicia y áreas del Sistema Central. En la Montaña Oriental Leonesa presenta unas densidades de población bastante buenas. La foto la realicé en las inmediaciones de la Vega de Ario, en Picos de Europa, y en un pequeño tramo de menos de un kilómetro llegué a observar un gran número de ejemplares, algunos con una coloración más amarillenta, como el ejemplar de la segunda foto.

  • Lagartija de Turbera (Lacerta vivipara):
 Pequeña lagartija de cabeza robusta y no aplanada. Tiene el cuerpo redondeado en vez de aplanado. Nunca es verde, presentando una coloración general marrón o pardo rojizo, con varias líneas más oscuras.
Se alimenta de invertebrados, incluyendo pequeños caracoles, babosas y lombrices.
Se le puede encontrar principalmente en turberas o en sus alrededores, así como en prados húmedos y en zonas aclaradas de bosques.
En la Península Ibérica se distribuye por los Pirineos y por la Cordillera Cantábrica.


  • Lagarto Verdinegro (Lacerta schreiberi):
Lagarto mediano y de aspecto robusto. Tiene tonalidades pardas en la cabeza, las patas y la cola, sobre un fondo verdoso con manchas negras. El macho en a época de celo tiene un tono azul intenso en la garganta que se puede extender a toda la cabeza.
Se alimenta de todo tipo de invertebrados, pero sobre todo de insectos. Casi siempre se muestran activos antes los machos que las hembras.
Se le encuentra normalmente junto a cauces de ríos, o en prados y lindes húmedos, así como en zonas arbustivas de bosques de robles y otros caducifolios.
Es un endemismo ibérico que necesita un régimen de pluviosidad alto. Se ha observado que en nuestra comarca es desplazado por el lagarto verde.

  • Lagartija de Bocage (Podarcis bocagei):
Lagartija de aspecto robusto con la cabeza alta y corta. Tiene el cuerpo profusamente manchado de negro sobre fondo pardo y verde. Los machos tienen la cola más larga que las hembras.
Su dieta es principalmente insectívora. Es una especie muy afectada por los incendios forestales.
Puede habitar zonas con gran influencia humana, aunque lo normal es que viva en claros de bosques, zonas de matorral y bordes de caminos y pistas forestales.
Es un endemismo ibérico que se distribuye por el noroeste peninsular. En Castilla y León sólo está presente en las provincias de León, Palencia y Zamora.

  • Lagartija Ibérica (Podarcis hispanica):
Es una lagartija esbelta, de tamaño y coloración variable, con la cabeza aplanada. La coloración varía del pardo al verde en el dorso, con manchas negras dispersas más aparentes en unos ejemplares que en otros. A veces se aprecia una banda vertebral oscura. Los machos son algo mayores que la hembras.
Es una especie insectívora que consume presas de pequeño tamaño; en zonas rurales y urbanas pueden llegar a consumir restos de alimentos humanos.
Casi siempre se encuentra en terrenos rocosos, aunque se la puede encontrar en muchos hábitats diferentes, incluso en construcciones humanas. Es la lagartija más común en nuestra comarca.

  • Lagartija colilarga (Psammodromus algirus):
Es una lagartija grande, con una cola muy larga, de al menos el doble que el cuerpo. Coloración parda o verdosa, con dos líneas dorsales blancas o de color crema. En los costados tienen una serie de manchas azules, más patentes en los machos.
Se alimenta de un gran número de invertebrados, e incluso de algunos frutos y semillas. Se la conoce como lagartija chillona porque emite unos característicos gritos cuando es manipulada.
Requiere una buena densidad de arbustos y suelos cubiertos de hojarasca, sobre todo en bosques mediterráneos.
En nuestra zona es una especie muy poco común, con unas pocas citas que constituyen el límite septentrional de su área de distribución. Le afectan muy negativamente los desbroces en bosques de robles para la obtención de pastos.

  • Lagartija Roquera (Podarcis muralis):
Lagartija de tamaño medio, de color grisáceo o pardusco, que puede o no tener manchas negras dorsales. Los machos presentan una serie de ocelos claros en los costados, generalmente azules. Pueden darse casos de ejemplares melánicos.
Se alimenta principalmente de pequeños invertebrados, que captura buscándolos de manera activa. Algún ejemplar a llegado a ingerir la cola de otros individuos.
Vive sobre todo en zonas rocosas, aunque también en bordes y claros de bosques, e incluso en costrucciones humanas.
Es una lagartija de amplia distribución y bastante común e nuestra comarca.

Familia Colubridae:
  • Culebra Lisa Europea (Coronella austriaca):
La culebra lisa europea (Coronella austriaca) es una culebra pequeña, con las pupilas redondas. Tiene una banda oscura a los lados de la cabeza, que a menudo llega desde los orificios nasales hasta el cuello. El dorso es grisáceo o pardo, con manchas oscuras transversales. La zona ventral es negruzca casi en su totalidad. Se parece bastante a la víbora, de la cual podemos distinguirla por la forma de la cabeza y de las pupilas. Es una culebra venenosa, aunque es incapaz de inocular su veneno con un mordisco (es aglifa), además su veneno es inocuo para el ser humano.
Tiene principalmente actividad nocturna durante el verano. Se alimenta de grandes insectos, otros reptiles y pequeños mamíferos. Cuando se ve acosada aplasta la cabeza, para asemejarse a las víboras, aunque raramente se vuelve agresiva. La conducta defensiva más habitual es expulsar por la cloaca una secreción maloliente.
Vive en zonas de ambiente fresco y con humedad, sobre todo en bordes de bosques y manchas de matorral con algún roquedo.


  • Culebra Lisa Meridional (Coronella girondica):
Ejemplar adulto de Coronella girondica

En esta imagen podemos observar el aspecto ajedrezado de su parte ventral



Es muy semejante a su congénere; se diferencia principalmente porque la meridional tiene la zona ventral con un diseño ajedrezado, en vez de negruzco. Al igual que la anterior tiene las pupilas redondas.
Es crepuscular y nocturna durante todo el año. Su dieta se compone principalmente de lagartijas de distintas especies. No es agresiva y sus métodos defensivos al igual que en la europea son el de asemejarse a las víboras y expulsar una secreción maloliente por la cloaca.
Otra diferencia con la anterior es que la meridional se encuentra en hábitats de ambientes más secos y cálidos, aunque pueden coincidir en algunas áreas.

  • Culebra de Collar (Natrix natrix):
Ejemplar adulto de Natrix natrix
Juvenil de Natrix natrix





La culebra de collar (Natrix natrix) es grande y robusta, es la más grande que podemos encontrar en la Montaña Oriental Leonesa (hasta 120 cm de longitud). Tiene la pupila redonda y el iris rojizo. Es de color verdoso o grisáceo, a veces con alguna pequeña mancha oscura. Los ejemplares juveniles presentan un patente collar negro y amarillento.
Cuando se ve acosada adopta la postura de "muerte fingida", mostrando inmóvil las partes inferiores y con la boca abierta; también puede emitir sonidos y bufidos, y expeler por la cloaca                                                  fluidos malolientes. Se alimenta casi exclusivamente de anfibios.
Habita en zonas con una gran humedad ambiental, frecuentando los bosques de ribera y herbazales.
Es una especie que está ampliamente distribuida pero es en general escasa. Al ser una culebra grande está muy perseguida por el hombre, a pesar de ser totalmente inofensiva.


  • Culebra Viperina (Natrix maura):
Culebra de unos 90 cm de longitud, con pupila redonda y la cabeza bien delimitada. Tiene coloración dorsal parda o grisácea, normalmente con unas manchas oscuras en zig-zag que les asemejan a las víboras (de ahí su nombre). No son raros los ejemplares melánicos.
Se alimenta principalmente de pequeños peces y de anfibios, así como de invertebrados acuáticos. Raras veces captura micromamíferos. Cuando se ve acosada imita el comportamiento de las víboras, pero es totalmente inofensiva.
Siempre está ligada a la presencia de agua, ocupando sólo zonas más secas para hibernar. Habita todo tipo de medios acuáticos, salvo ríos muy caudalosos.
Es la más común de las culebras ibéricas, aunque se está produciendo un descenso notable de sus poblaciones. Se ve afectada por la transformación de los ecosistemas acuáticos.

Familia Viperidae:
  • Víbora de Seoane (Vipera seoanei):
Aquí podemos ver la pupila vertical















Es un ofidio con el cuerpo corto y grueso, de no más de 60 cm de longitud, con la pupila vertical. El iris suele ser anaranjado. Tiene la cabeza triangular y un diseño muy variable, con coloración marrón claro o gris y manchas dorsales oscuras, normalmente en zig-zag.
En cuanto a coloración, es la más variable de las víboras de la Península Ibérica, y presenta cinco patrones de coloración bien diferenciada.

De izq. a dcha.: Forma clásica, forma bilineata, forma unicolor, forma melánica y forma cantábrica
Su periodo de actividad comienza en marzo y se prolonga hasta bien entrado el mes de octubre. Es una especie muy activa que sale al exterior a solearse prácticamente a diario. También se muestra activa en días nublados e incluso con niebla y lloviznas.
Generalmente caza al acecho y abate a la presa mediante su mordedura venenosa, aunque en ocasiones también busca presas de forma activa. En el siguiente enlace podemos ver a una víbora comiendo un ratón.
En condiciones climatológicas normales las hembras adultas se reproducen cada año. Son ovovivíparas, y suelen parir de 8 a 10 crías a finales de agosto o septiembre. Las crías realizan su primera muda al nacer y al cabo de pocos días comienzan a alimentarse.
Vive en bordes y claros de bosques húmedos, así como zonas de matorral con una buena insolación.
Es un endemismo ibérico que está presente en el norte de la península, en las regiones cantábricas y provincias limitrofes. Es relativamente abundante, a pesar de que es muy perseguida.
La mordedura de la víbora de Seoane no suele causar envenenamientos graves en el hombre, salvo en el caso de ancianos, niños o personas débiles de salud. Aún así, es indispensable el tratamiento médico de una mordedura y la hospitalización del paciente.

Qué hacer ante una mordedura de víbora:
- Identificar a la serpiente sin tratar de capturarla o matarla.
- Constatar la mordedura y la inoculación de veneno por las dos marcas y el dolor.
- No cortar ni succionar la mordedura; ello aumenta la lesión local y el riesgo de infección.
- Colocar un vendaje compresivo sobre la zona de la mordedura o un torniquete flojo entre ésta y la raíz del miembro mordido (debe permitir el paso de un dedo por debajo).
- Si el miembro afectado es un brazo, inmovilizarlo en cabestrillo con un pañuelo a la altura del pecho.
- Tranquilizar al afectado (se han dado casos de personas que han muerto de un infarto de miocardio desencadenado por mordeduras de serpientes inofensivas).
- Aliviar el dolor con aspirina o paracetamol.
- No dar al afectado bebidas alcohólicas o hipnóticos ni poner hielo sobre la mordedura.
- Evacuar a la víctima a un centro sanitario; los médicos valorarán la administración de suero antiviperino (su uso no está exento de riesgos).


1 comentario:

  1. Me encanta tu blog... muy interesante y muy bien ilustrado. Te animo a que visites uno que estoy confeccionando y que tiene mucho en común con el tuyo.
    amolapedriza.blogspot.com sobre La Pedriza del Manzanares en la sierra de Guadarama.
    Soy vecino de Sabero y amante de la naturaleza. Me encantaría salir con vosotros al monte algún día.

    ResponderEliminar